Asamblea en Burgos el próximo 14 de Septiembre: reclamemos el parque de Artillería


La asamblea Comunales Vivos convoca a todos los vecinos y vecinas de Burgos a acudir a la Casa de la Cultura de Gamonal el próximo viernes 14 de Septiembre a las 20:00. El motivo: plantear una lucha asamblearia contra la subasta del Parque de Artillería y reclamar su uso comunal.

Pero, ¿qué eso del uso comunal? Con toda probabilidad nos suena, especialmente a las gentes más mayores o provenientes del medio rural castellano. ¿Y qué pasa con el parque de artillería?

Comunales Vivos lo explica así:

 

El 27 de septiembre sale a subasta una parcela con la que muchos abusos se han cometido a l@s vecin@s de Burgos: el Parque de Artillería de “Santa Bárbara”. La misma pertenece indebidamente al Ministerio de Defensa, quien se apoderó de la misma en 1948 tras una operación llena de irregularidades, y su pérdida supuso, para el entonces pueblo independiente de Gamonal de Río Pico, la desposesión de unos terrenos de uso comunal. Nos encontramos ante otra  imposición más del estamento militar, que, con la arrogancia y prepotencia que le caracteriza, era indisociable por aquellas fechas de la dictadura franquista.

Urbanísticamente hablando, estos 48. 264 m², que lindan entre el antiguo pueblo de Gamonal y la ciudad de Burgos, constituyen toda una fractura en la geografía física y social del actual municipio, y, al parecer, solo ha habido voluntad para solucionarlo desde la especulación. Yendo un poco más allá, la estrangulación de todo el mapa urbano con una serie de infraestructuras militares  (Ciudad Deportiva Militar, Cuartel 2 de Mayo…), todas ellas fruto de descarado expolio, son la muestra más gráfica de como los diseños arquitectónicos y los planes de gobierno -sometimiento- van de la mano.

El ruido mediático y propagandístico volcado a este respecto ha intentado cercar cualquier debate en una cuestión de partidos. La opinión de quienes nos andamos las calles, las gozamos y las sufrimos, no cuenta para absolutamente nada, salvo en el caso de poder ser patrimonializada bajo alguna sigla. Se trata de la política como disciplina, técnica, con sus profesionales y entendid@s, y no como lugar para habitar y crear en común.

La historia del Parque de Artillería no es una excepción, forma parte de un largo proceso que, durante siglos, ha procurado la mercantilización de cualquier recoveco de lo existente. Se trata, en realidad, de esa historia nuestra de cada día.

 

¿Qué son los bienes comunales?

 

Una salida comunal para el Parque de Artillería. Esto significa que pase a manos de l@s vecin@s de Burgos  –no del Ayuntamiento o privadas–, para su gestión de manera asamblearia. Son muchos los ejemplos a lo largo de la historia, y en la actualidad, que demuestran que este tipo de funcionamiento es mucho más honesto, eficaz y respetuoso. Aquí, en Castilla, las reuniones de los Concejos abiertos (asambleas vecinales), mientras fueron soberanos, eran órganos de toma de decisión en colectivo sobre los asuntos que incumbían a todos. También en el movimiento obrero, y más recientemente en los movimientos sociales, son innumerables las experiencias en las que los propios afectados resuelven sus problemas organizados de manera horizontal, participativa e igualitaria. En definitiva, exigimos que no se nos siga tratando en política con desprecio, y poder desplegar todas nuestras capacidades sociales en el único interés del bien común.

Por supuesto, no tendría sentido de otro modo, este debería ser un espacio no mercantilizado de la existencia: donde quien importen seamos las personas, con nuestras necesidades, inquietudes, aspiraciones… Tanto lo público (en rigor lo estatal) como lo privado pasa por poner precio a todo aquello de lo que trata: en un caso lo pagamos indirectamente a través de los impuestos, en el otro directamente del bolsillo. Pero no tenemos porque andar comprándonos o vendiéndonos, según los antojos del mercado, cuando podemos desarrollar por medio del apoyo mutuo y la co-responsabilidad relaciones que hagan de nuestros barrios y de nuestras ciudades lugares para un buen vivir.

Además, nos parecen irrenunciables, tanto el recinto como las instalaciones de Artillería, por haber sido expoliados mediante una transacción fraudulenta, en este caso, al pueblo de Gamonal. Es hora de hacer volver común al pueblo lo que del pueblo saliera.

 

Esta interesante propuesta de lucha y comunalidad no es extraña en Burgos, ni mucho menos en Gamonal. De tiempos más lejanos hay que recordar que el uso comunal de terrenos en nuestros pueblos y ciudades era la norma, hasta que las desamortizaciones (y más recientemente las privatizaciones) socavaron este tipo de propiedad colectiva; aún así, con la legalidad vigente existen innumerables terrenos en la provincia de Burgos recogidos como “de utilidad pública”, siendo los ayuntamientos y la Junta de Castilla y León quienes regulan cómo pueden usarlo los vecinos y vecinas. Ello a pesar de la ley de reforma electoral de 2011 que prácticamente imposibilita el gobierno municipal mediante Concejo Abierto (algo tradicional en muchos pueblos).

A modo de anécdota, puede recordarse una entrevista en la transición al cura de Vilviestre del Pinar cuando la Organización Revolucionaria de Trabajadores ganó la alcaldía en las primeras elecciones después del franquismo. De forma más o menos textual, decía que el comunismo no era algo extraño en la sierra, porque había una amplia tradición de gestionar las tierras y el trabajo de forma comunal.

Y, en sentido amplio, la comunalidad sigue siendo un modo de vivir las luchas y los espacios, en todo el mundo, y por supuesto tanto en Burgos como en Gamonal. Podemos decir sin equivocarnos que la fábrica autogestionada de CYFISA era una experiencia comunal; las “casas okupas” y centros sociales de Burgos han sido autogestionadas asambleariamente; la huerta colectiva de Capiscol y el Centro Social Recuperado de Gamonal también son espacios sin jerarquías donde se comparten espacios, recursos y saberes. Igualmente, en la revuelta contra el bulevar de 2014, se respiraba el ambiente de las y los comunes, organizad@s en asamblea, contra los caciques cuasifeudales de nuestra ciudad. Así que no nos suena extraño aquello de luchar colectivamente, compartir, no depender de las instituciones y funcionar con nuestros propios esquemas, alejados del mercantilismo y las jerarquías; podemos encontrarnos en lo común al margen de otras diferencias ideológicas. En el fondo, conceptos como poder popular, autonomía o asamblearismo giran en torno a la lucha y la vida en común, y entroncan con la lucha de clases desde las revueltas contra los señores feudales; en Castilla aún resuenan ecos de la rebelión comunera.

 

¡ Omnia sunt communia !

 

Los comunes atacando a la nobleza feudal

 

Protesta estudiantil en Sussex, 2013

Anterior La corrupción en Burgos: grabación de programas de radio abiertos al público
Siguiente Algunas cosas sobre Cataluña y España que se le olvidan a la izquierda española

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *