Ejemplos de manipulación informativa cutre y grosera


Los medios de comunicación de masas. Esas empresas que consiguen beneficios vendiéndonos sus “noticias”, favoreciendo a determinados partidos políticos y consiguiendo publicidad para sus anunciantes.

En realidad, sólo con saber lo anterior (que es de perogrullo), cualquiera se da cuenta de sus múltiples intereses a la hora de deformar la realidad. Puede interesar callar o silenciar determinados hechos, deformar otros, poner en portada cosas irrelevantes, mezclar opinión e información, o utilizar códigos neurolingüísticos que trastocan el mensaje de manera inconsciente. Numerosos periodistas y pensadores la han analizado, como Noam Chomsky o Pascual Serrano.

Normalmente las manipulaciones intentan hacerse de forma creíble, con medias verdades o medias omisiones, y si resultan efectivas es porque están bien elaboradas. Pero en otras ocasiones el éxito de la mentira sólo se debe a que el público está ya condicionado de antemano a creérsela, porque hay auténticos bodrios, bulos y falsedades absolutas. Éstas nunca conseguirían su fin si la gente tuviera un mínimo conocimiento sobre la cuestión abordada y estuviera libre de prejuicios. En ocasiones la gente está dispuesta a creerse cualquier cosa malvada de determinados colectivos, organizaciones o personas, sólo porque ya las odian o desprecian, a menudo porque la prensa ha insistido en ello. De estas chapuzas, que aun así han “colado” entre muchas personas, hablaremos ahora.

Uno de los colectivos contra el que mayores prejuicios existen, tanto en la prensa como en el público, son los musulmanes. La islamofobia ha sido alimentada en las últimas décadas a la par que las invasiones y bombardeos a países de Oriente Medio. Además, se demoniza especialmente a quienes luchan contra la opresión. En concreto, Hamás ha sido denostada y vilipendiada por prácticamente toda la prensa occidental.

En el ejemplo que veresmo, Intereconomía y el casposo de Alfonso Rojo se hicieron eco de un grandísimo embuste. Lo que posteriormente se llamó la falsa boda pedófila de Hamás. ¿En qué consistía este bulo?

Pues bien, tanto en redes sociales, como a traves de cadenas de correo electrónico, como en algunas webs se aseguraba que Hamás había organizado una boda multitudinaria de milicianos de esta organización con niñas de 10 años o incluso menos. Niñas que servirían para saciar las necesidades sexuales de los pedófilos terroristas. Por muy reaccionario e irracional que fuera el texto que se difundía, se acompañaba de fotografías que le daban visos de veracidad. Incluso muchas organizaciones feministas cayeron en la trampa y se sumaron a la condena de la “pedofilia terrorista”. Ésta es una de las fotografías que se adjuntaban.

Niñas vestidas de blanco, de la mano de hombres adultos… ¡parece una boda! Y sí, en efecto, se trataba de una boda multitudinaria. Pero no eran las niñas las que se casaban. Después de los bombardeos de Israel sobre la Franja de Gaza en 2009, cientos de mujeres quedaron viudas. Y, como sabe cualquiera mínimamente interesado en la cultura de Oriente Medio, es costumbre ancestral en la cultura semita (tanto palestina como judía) que una mujer viuda se case con algún pariente del difunto marido, para no quedar desprotegida socialmente. En algunas áreas de Palestina esta costumbre se mantiene, si bien de manera voluntaria. ¿Y las niñas? Pues eran las huérfanas de los hombres que Israel había asesinado. Como es tradición en estos casos, acompañan a su futuro padre en la boda. Podemos leer más detalles en los siguientes enlaces:

Manipulación mediática: las bodas masivas de Hamás

Periodistas indignos: las bodas de Hamás y las mentiras recurrentes

¿Cómo pudo tener tanto impacto este bulo? ¿Por qué tanta gente lo creyó a pies juntillas? A poco que reflexionemos, veremos que esta manipulación aberrante pudo cuajar en parte por el desconocimiento del público sobre la cultura palestina, pero sobre todo por los terribles prejuicios instalados en contra de los pueblos musulmanes. Muchas personas están dispuestas de antemano a creerse que son pedófilos y obligan a sus niñas a casarse con milicianos.

 

Otro icono contra el que atentan a diario las mentiras de la prensa es la Revolución Bolivariana, en especial al presidente Chávez cuando aún vivía. Convertido por la pluma y las tertulias en un dictador terrible, se han dicho toda serie de mentiras y calumnias sobre él. Pero el ejemplo más claro lo vemos en este vídeo de La Sexta.

Cuando EEUU anunció que instalaría 7 nuevas bases militares en Colombia, existieron momentos de gran tensión regional. Pues en ese contexto La Sexta intenta hacernos creer que Chávez atacará Colombia con el armamento del vídeo. Todo absolutamente falso. Pero cuela. Ahora pónganse en la piel de inmigrantes provenientes de Colombia viendo la Sexta. Imagínense el miedo y la ansiedad que sentirían, y el odio hacia Chávez. En Venezuela llaman a esto terrorismo mediático, y el término no parece exagerado.

 

Ahora veremos en Twitter un ejemplo muy gráfico, tanto por lo evidente como por el tópico que invoca.

Como puede comprobarse con una sencilla búsqueda en Google, la foto original corresponde a la represión en Egipto de su “primavera árabe”. Pero la periodista de ABC la utilizó para denigrar la Revolución Bolivariana. ¿Quién no iba a creerse que la fotografía era cierta, con lo “malignos” que son el presidente Maduro y sus partidarios? Afortunadamente, las redes sociales, al igual que pueden servir para manipular, pueden servir también para desmentir y comprobar falsificaciones. Posteriormente, una tuitera intentó también denostar al gobierno ecuatoriano con la misma fotografía.

Continuando con Venezuela y las redes sociales, encontramos otras manipulaciones groseras.

Como puede verse, hay quien utiliza fotos de otros lugares para tratar de convencernos de que la situación en Venezuela es desastrosa. Con lo que nos dicen a diario todas las televisiones, cómo no nos vamos a creer esta manipulación.

Y aquí viene otra:

En realidad, el joven es Unai Romano, un joven vasco que denunció persistentemente que la guardia civil lo había torturado durante cinco días en Madrid tras haber sido detenido en Vitoria-Gasteiz. Podemos leer la información muy completa de su caso aquí, y un análisis de esta manipulación mediática en Naiz-Gara , que incluye otros montajes de 2014 contra Venezuela. La verdad es que es rizar el rizo: unos golpistas de extrema derecha utilizan la fotografía de un joven abertzale y de izquierdas para atacar con mentiras a un gobierno revolucionario.

En los medios de comunicación podemos encontrar además muchos  ejemplos de manipulación mediática contra personas vinculadas a la izquierda abertzale. A fin de cuentas, después de décadas de intoxicación informativa muchísima gente puede creerse cualquier cosa perniciosa sobre Euskadi; no extrañaría que algún día saliera en portada que Otegi es pedófilo y caníbal… y que sus lectores lo dieran por válido.

El Mundo nos mostraba hace unos años esta fotografía de una manifestación de la izquierda abertzale en Bilbo, con el siguiente pie.

Imagino que muchos de sus lectores pensarían algo así como: “¡Hay que ver! ¡Estos abertzales se manifiestan con una pancarta de ETA, así a las claras! ¡Y la policía no actuó! ¡A dónde vamos a llegar!”

En cambio, si vemos la foto de la pancarta sin recortar, veremos esto:

Es decir, en la pancarta decía “Inposaketarik Ez, Nazioa Gara” (No a las imposiciones, somos una nación). Lo que puede hacer un zoom! Como la manifestación fue concurrida y no hubo incidentes, algo había que inventarse contra los malvados abertzales. Un análisis más detallado puede verse aquí.

 

Y para acabar, algo diferente. Una manipulación en positivo. Con el siguiente vídeo, se supone que una joven ucraniana nos decía espontáneamente que debíamos apoyar su lucha y la de sus compañeros contra el régimen tiránico del expresidente Yanukovich. Que era una lucha justa.

Pero resulta que no era tan espontáneo. Después se supo que fue grabado por un productor experto en movilizar masas, que rodó cosas parecidas en Venezuela, Malasia y Zimbabwe. El mensaje está muy elaborado: un discurso entre el bien y el mal, la dignidad, una chica joven y bella que nos mira fijamente… todo listo para empatizar, especialmente en momentos en los que podemos vivir situaciones parecidas (recordamos que esta revuelta coincidió temporalmente con la lucha contra el bulevar de Gamonal).

Pero la realidad no era tan sencilla. Las personas “dignas y luchadoras” que estaban del lado de la joven eran en buena medida ultraderechistas apoyados por EEUU y la Unión Europea en su disputa geopolítica contra Rusia. Y sabemos cómo acabó aquello: derrocaron a un presidente que no era muy ejemplar, pero luego devino una guerra civil con tintes de limpieza étnica por parte de los seguidores del nuevo gobierno de Kiev, y nazis controlando las fronteras e instalados en las nuevas “fuerzas del orden”. Vamos, que los partidarios de la chica del vídeo no tenían mucho en común con la clase obrera en lucha del estado español.

Así que alerta. Porque, aunque todos y todas sabemos que los medios mienten, nos solemos tragar sus mentiras, incluso las más cutres. Si quieres controlar una sociedad, debes controlar su prensa. Nuestro querido cacique burgalés, el inefable Méndez Pozo, bien lo sabe.

Anterior 18-A: La memoria de #Gamonal y sus luchas
Siguiente Contrabando y paramilitarismo en #Colombia y #Venezuela : hechos y reflexiones

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *