El Paro Nacional en #Colombia necesita solidaridad internacional #AsíVaLaMinga #Burgos


El Paro Nacional en Colombia iniciado este año el pasado 30 de Mayo, sigue adelante en medio de la represión. Se trata de una huelga indefinida apoyada por innumerables organizaciones de diferente signos y sectores.

Las intensas movilizaciones de la población campesina, afrodescendiente e indígena, apoyada por los camioneros y transportistas y movimientos urbanos, han incluido bloqueo de carreteras (la Panamericana entre ellas), manifestaciones y otras acciones de protesta en la que se están implicando miles de personas a lo ancho de todo el país.

La respuesta del gobierno colombiano, como es habitual, ha consistido en el uso de la fuerza, acompañado de ambiguas ofertas de negociación y el uso de la prensa para tratar de engañar y dividir al movimiento. Hasta la fecha han muerto 3 indígenas y unas 200 personas han sido heridas, además de un número indeterminado de detenciones. Hay que recordar que en el Paro Agrario Nacional de 2014 fueron asesinadas 12 personas y se produjeron 800 detenciones. Algunos líderes sindicales, como Húber Ballesteros (quien visitó Burgos en años anteriores para explicar la lucha del movimiento obrero en Colombia) aún siguen presos, en condiciones absolutamente lamentables.

Por todo ello tres organizaciones burgalesas han organizado una concentración solidaria con el pueblo trabajador e indígena de Colombia, este lunes a las 20 horas en la Plaza del Cid.

 

Las movilizaciones actuales en Colombia, además, se desenvuelven en un contexto muy especial. Por un lado, el gobierno y la guerrilla de las FARC (la más numerosa del país) están cerca de llegar a un acuerdo final que podría poner fin a más de 50 años de enfrentamiento armado, y la guerrilla del ELN también está dispuesta a intentar llegar a un fin dialogado de la violencia.

Sin embargo, tanto los representantes de estos dos movimientos armados como centenares de organizaciones indígenas, campesinas, sindicales, ecologistas, feministas y de defensa de derechos humanos denuncian que la violencia paramilitar y estatal contra la población civil no ha finalizado. No sólo eso, sino que la gran minería continúa arrasando el medio ambiente y empobreciendo a las comunidades campesinas e indígenas. También, que cada año siguen muriendo de hambre y sed decenas, incluso centenares, de indígenas wayuu al norte del país. En este contexto, cabe preguntarse de qué paz habla el gobierno. ¿La paz del hambre? ¿La paz de los cementerios?

Fosa común de La Macarena. El ejército enterró más de 2.000 cuerpos hasta 2010.

En un país en el que las multinacionales y la oligarquía colombiana practican la caza del disidente y el genocidio sindical, la realidad sigue siendo muy dura. Pese a ello, o precisamente por ello, muchas comunidades y sectores sociales siguen enfrentándose a la represión y a la miseria. Miseria generada por tratados de libre comercio con EEUU y la Unión Europea, el extractivismo desmesurado sin ningún control ni vigilancia, las plantaciones de palma aceitera para biocombustibles en lugar de alimentos, multinacionales que no respetan los escasos derechos laborales que establecen las leyes colombianas, paramilitares que actúan impunemente con sus negocios de contrabando y narcotráfico, y un estado que sólo se ocupa de reprimir, y no de prestar educación, sanidad ni derechos sociales.

En definitiva, un modelo de país que consiste en el despojo continuo de la tierra y el pueblo llano en favor de una oligarquía podrida y sangrienta, y unas multinacionales que cuentan con el apoyo del Tío Sam.

Sobre las prácticas represivas de exterminio de la oposición (ya sea política, social o sindical) invitamos a leer este post que publicamos hace algún tiempo. Sobre el caso del asesinato de sindicalistas en Coca-Cola Colombia, puede leerse este otro artículo.

Para consultar la marcha de las movilizaciones en Colombia y sus exigencias, recomendamos también visitar los sitios web de algunas organizaciones combativas:

Para acabar, dejamos aquí imágenes que muestran la dignidad del pueblo trabajador colombiano, que no está dispuesto a dejarse matar de hambre y sed, aunque ello suponga enfrentarse al terror del estado. Cortesía de Resumen Latinoamericano, Telesur y Russia Today. Como de costumbre, la prensa española apenas habla de estos acontecimientos, ni de la huelga en Francia, no sea que nos dé por iniciar luchas en lugar de contentarnos con meter papeles en una urna.

Anterior Todo sobre la #Púnica en #Burgos : un senador, el grupo Antolín, Méndez Pozo, una concejalía, Aparicio...
Siguiente Cómo el #PSOE fue financiado y apoyado por la #Venezuela de los 70 y 80, y cómo devolvió esos favores

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *