III Aniversario de la huerta colectiva de Capiscol #Gamonal #Burgos


En medio de la eclosión de huertos urbanos, una experiencia celebra su III aniversario en Gamonal-Capiscol: la huerta colectiva que la Asamblea 15-M de Gamonal recuperó en su día. Continúa con su proyecto autogestionado y abierto a todos y todas. Aquí su cartel y texto explicativo. Enhorabuena!

En la primavera de 2012, un grupo de personas decidió darle otra vida a un solar abandonado en el barrio de Capiscol; era un solar como tantos otros, destinado a morir bajo las garras del ladrillo, la especulación y la avaricia de las principales constructoras de la ciudad, entre ellas la de Méndez Pozo. Esta tierra que durante siglos albergó el Hospital de Peregrinos, pasó de manos de la Iglesia a manos de instituciones públicas para acabar en manos privadas; ignoramos cómo se produjo este baile de manos pero lo que sí sabemos es que desde que se recuperó hace ya tres años por la gente, ha dejado de ser una tierra inculta para convertirse en lo que un día soñó ese grupo de personas: una linda huerta y un parque abiertos para quien quiera colaborara y disfrutar de ellos. Este tipo de iniciativas nos demuestra que frente el despotismo de las constructoras y demás autoridades, se alza el poder de las personas que organizadas sin intermediarios, hacen realidad sus deseos y dan solución a sus necesidades.

Así es como durante estos tres años, además de sembrar alubias, tomates, flores, árboles frutales, plantas medicinales, etc., hemos sembrado ilusión, apoyo mutuo, trabajo colectivo, alegría, debates…todo ello con la intención de cavar un espacio hecho al calor de las asambleas, recuperando el hacer comunitario como brújula que nos guíe en nuestro caminar. Lo cosechado hasta el momento ha sido enorme, tanto a nivel personal como grupal: la tierra nos ha ido mostrando cómo cuidarla y devolverla un poco de lo mucho que nos da ella, respetando sus ritmos, valorando la importancia que tienen las semillas y todos los procesos ecológico para así tener acceso a nuestros propios alimentos; las personas hemos vivido en nuestra piel qué significa funcionar en colectivo, con sus dificultades y retos, conviviendo en un espacio donde las edades, los sexos y las nacionalidades, más que separarnos nos han permitido aprender de nuestras diferencias y del gran potencial que tenemos cuando nos unimos.

También hemos cosechado un hábito, el hábito de hacer las cosas por nosotrxs mismxs, sin esperar a que alguien nos dirija, atreviéndonos a tomar el destino en nuestras manos, arrancando de nuestras realidades todo aquello que nos aboca a una existencia sin ilusión. Ahora iniciamos la cuarta primavera con muchas ganas de ver brotar de nuevo este espacio lleno de vida y de poderlo compartir con más gente que se una a este emocionante experiencia.

¡¡Os esperamos en la huerta, los miércoles y domingos a partir de las 11h.!!

Anterior Tensión vecinal en Cabezón de la Sierra. ¿Qué pasa en el pueblo de Javier Lacalle?
Siguiente Jornadas "El movimiento bolivariano, la esperanza latinoamericana" #Burgos

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *