La polémica del “reportaje” de @elmundoes sobre #Gamonal : orgulloso de mi barrio


Recientemente, ese panfleto derechista llamado “El Mundo” realizó un reportaje sobre las actividades que la asociación “Saltando Charcos” realiza en nuestro barrio. Esta asociación, que lleva ya muchos años desarrollando una intensa labor en el barrio con los chavales y chavalas más excluidos, presentó el año pasado una nueva experiencia: una escuela de boxeo.

El artículo (que podéis leer aquí), además de ahondar en las actividades de la asociación, entrevista a unos cuantos chavales que participan, y recoge sus declaraciones. Leyendo el artículo completo, parece ofrecer una “imagen” del barrio muy desestructurada, con altas tasas de paro y una amplia exclusión social, problemas de drogas, delincuencia menor, etc. Hay quien dice ,con razón, que el periodista no conoce el barrio y que lo trata con sensacionalismo y morbo. Sin duda ofrece un panorama un tanto alejado de la realidad, lo que ha motivado furibundas reacciones por parte de muchos gamonaleros y gamonaleras, incluída la asociación de comerciantes Zona G.

Y aquí es donde me planto. Muy firme. Porque muchas de estas reacciones parecieran negar que Gamonal tiene, y ha tenido siempre, problemas sociales. Quien lo niegue también parece no conocer el barrio. Algunos, especialmente la Zona G, incluso se avergüenzan de estos problemas, y dicen que el artículo de El Mundo hace “daño” al barrio. Afirman que Gamonal es un barrio seguro (lo cual es cierto, por supuesto; uno puede pasear con absoluta calma por él), pero también:

  • Que los comerciantes desconocen esa asociación. Claro. Y mucha otra gente. Lo cual quiere decir una, o dos cosas: que no se relacionan con gente con problemas, y/o que no les importan lo más mínimo. Porque Saltando Charcos, y sus voluntarios y voluntarias, forman parte del tejido asociativo de Gamonal desde hace años.
  • Que los chavales entrevistados son inmigrantes y de otras partes de la ciudad y provincia. ¿Y? Los chavales y chavalas inmigrantes, que llevan entre nosotras al menos dos décadas, son tan gamonaler@s como el resto. Por supuesto que algunas de esas personas son de otros barrios o municipios, pero el hecho de que acudan a Gamonal es un síntoma de que aquí nos organizamos para afrontar los problemas.
  • Que no hay tanto paro. Que la gente gasta en los comercios. Que si hubiera una grave crisis esa asociación no existiría porque no tendría fondos. FALSO. El paro en Gamonal SÍ ha subido un 140% desde el inicio de la crisis. Como en otros lugares. Y muchos comercios cerraron. Y Saltando Charcos se quedó sin apenas fondos municipales. Pero sigue funcionando por su autogestión y carácter voluntario, y la solidaridad de mucha gente del barrio.
  • Que en Gamonal no existen áreas de marginación. FALSO. Siempre las ha habido. Quien haya estudiado en el colegio Las Torres, haya vivido o frecuentado la Barriada Inmaculada o el antiguo Capiscol lo sabe perfectamente. De hecho, Gamonal nació como un auténtico proyecto de exclusión social: con el Polo de Desarrollo Industrial se construyeron miles de viviendas precarias y hacinadas en las decadas de los 60 y 70, lo que puede verse aún a día de hoy.
  • Que no hay especiales problemas de drogas o botellón. FALSO. Yo mismo he hecho botellón de joven en el barrio, y he conocido a MUCHAS personas que consumían y traficaban droga al por menor. Como en otros barrios, pero al ser Gamonal el barrio más grande de Burgos siempre ha sido el más afectado. En los 80 la heroína, como en otros barrios obreros de todo el estado, Europa y el mundo, hizo estragos en una parte de la población. Hoy día sigue habiendo puntos de distribución y consumo de drogas, por supuesto.
  • Habla de que siempre ha existido una importante comunidad gitana. Por supuesto. Y la convivencia de gitan@s, pay@s e inmigrantes del barrio ha sido muy positiva, pero la desigualdad ha afectado más a esa comunidad.

Así que somos un barrio que tiene problemas. De hecho, como decíamos, la integración del antiguo pueblo de Gamonal en la ciudad de Burgos fue marcada por la discriminación. El después cacique y corrupto Peña SanMartín y los demás burócratas franquistas construyeron las viviendas de las familias obreras al lado de las fábricas, lejos de las zonas residenciales de la burguesía burgalesa, para que no molestaran. Y allí hemos vivido durante décadas, rodeados de fábricas hasta finales de los años 90, porque el capital nos quería lejos de la zona de los “ciudadanos de bien”.

En Gamonal olía mal, decían, y era cierto: sus fábricas contaminaban nuestro aire. Si construyeron parques y plazas fue porque la lucha vecinal les obligó: ahí están los ejemplos del parque Félix Rodríguez de la Fuente, la Plaza Santiago, la Plaza San Bruno, la continuidad de los árboles de la Avenida Eladio Perlado… porque los vecinos y vecinas (también los excluídos y excluídas) pelearon, tiraron las vallas, se enfrentaron a los golpes de la policía… Y quizás lo excepcional en nuestro barrio es que en las décadas de los 90, 2000 y 2010, las gentes marginadas, en general, no se han comportado como “lúmpen”, sino que se han arrimado a hacer comunidad.

Dejo aquí unos enlaces que prueban la tradición de luchas colectivas de nuestro barrio, de experiencias autogestionadas de las gentes que vivian en un continuo problema, con el paro, la pobreza, las drogas y el abandono institucional como tónica habitual:

 

Gamonal. Siempre barrio vivo, siempre barrio combativo. La Historia de Gamonal a través de sus conflictos y luchas sociales

La okupación en Gamonal, Burgos y otros lugares

Gamonal: del General Yagüe a la mafia del ladrillo

Y otro enlace que refleja las contradicciones en nuestro barrio, al estilo de esta polémica:

Plaza San Bruno de #Gamonal: cómo la corrupción puede robar la dignidad

Es decir, que nuestro barrio se ha configurado a sí mismo precisamente por venir de la exclusión del sistema. Los desarrapados y desarrapadas de los 60 y 70 iniciaron luchas sociales para romper el destino que otros les habían marcado. Y lo hicieron colectivamente, ayudándose unos a otras, otros a unas.

En nuestro barrio siempre hubo pobreza, siempre hubo exclusión y conflictos. Pero a menudo nos hemos enfrentado a estos problemas de forma solidaria y autogestionada: ollas comunitarias para superar el hambre, comercios que “fiaban” para que las familias pudieran llegar a fin de mes, gente que se acerca a los y las jóvenes que se quedan fuera del sistema y les echa un cable, revueltas populares, asambleas vecinales…

Yo no quiero un barrio “sin problemas”. Quiero un barrio popular, luchador, que se siga modelando a sí mismo. Los problemas que tenemos no hacen malo a nuestro barrio, sino que se dan en cualquier sociedad de clases, y el responsable último es este sistema de mierda en que nos toca vivir.

Así que esto es Gamonal. Asumir que existen problemas, afrontarlos entre todos y todas y enfrentarnos al poder.

¡Que viva Gamonal!

Anterior La Asamblea y el Centro Social Recuperado de #Gamonal exigen #LibertadSinCargos para los titiriteros procesados
Siguiente Crónicas de la Púnica en Burgos : el grupo Antolín y un senador burgalés amigo de Granados

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *