Los kurdos de Kobane sufren el ataque de ISIS por autoorganizarse


Numerosos analistas coinciden en que si el Estado Islámico (EI, ISIS) ataca Kobane, en el Kurdistán Sirio, se debe a los grandes avances en democracia directa, igualdad de género y justicia social que el pueblo kurdo y las minorías de la región han logrado alcanzar en medio de la guerra civil siria. A su vez, Turquía bloquea la frontea para que los kurdos no puedan escapar, y también para impedir que el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán, en suelo turco) apoyen a sus hermanos y hermanas de Siria. Ni el Estado Islámico, ni Turquía, ni occidente quieren apoyar esta experiencia singular de autoorganización  e igualdad que miles de personas han construido en el Kurdistán Sirio.

 

Sin embargo, los kurdos y kurdas resisten, empuñando las armas contra el fanatismo que nunca fue natural de esa tierra. Cientos de mujeres forman las YPJ, unidades militares compuestas y lideradas exclusivamente por ellas, y otros miles de personas se alistan en las Unidades de Defensa del Pueblo /YPG). Su situación es crítica, pero saben que ceder ante el EI supone una muerte y/o humillación seguras. Prefieren defender su modo de vida, por más solo que estén el pueblo kurdo y las minorías aliadas.

Por mucho que en su día las organizaciones kurdas más combativas se declararan marxistas-leninistas y se utilizara la propaganda antisoviética contra ellas, hoy en día la apuesta de los kurdos, especialmente en Kobane, se parece más a lo que aquí podríamos llamar “municipalismo libertario”; siempre teniendo en cuenta que nuestras anteojeras occidentales perciben y organizan el mundo de forma diferente a la de otros pueblos no europeos. Desde luego, una experiencia de la que aprender mucho, y que parte de la rebeldía y de la neutralidad en una guerra, la siria, en la que no quisieron ponerse de parte del fanatismo wahabí que impulsa Arabia Saudí ni del lado de una dictadura cuestionada por todos los pueblos que habitan en Siria.

 

No caben analogías con esta situación, pero cuando en cualquier parte del mundo los pueblos nos organizamos, hasta los poderes más encumbrados nos vigilan. Y, para variar, leer los periódicos y ver las televisiones no hace que conozcamos más lo que ocurre. Para variar.

 

Aquí van enlaces con mucha información sobre lo que está ocurriendo en Kobane:

 

Democracia directa: El misterio de Kobane

Kobane y el Kurdistán

Blog del Comité de Solidaridad con Rojava y el pueblo Kurdo (Madrid)

 

 

 

Anterior Alerta: La corrupción burgalesa se vincula a Israel
Siguiente Sobre la matanza de 43 estudiantes en lucha en México

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *