El genocidio contra activistas y líderes sociales en Colombia (actualización permanente) #NosEstánMatando


Las cifras del horror siguen creciendo. Se está cumpliendo uno de los pronósticos más pesimistas acerca del proceso de paz. Grupos paramilitares se sienten ahora libres para incrementar su violencia, sin el contrapeso de las FARC (la que fue principal guerrilla del país). Las regiones que antes eran controladas por los hombres y mujeres que se alzaron en armas por la justicia social han sido ahora tomadas por los grupos mafiosos, relacionados con el estado, industriales, multinacionales y terratenientes, que imponen su ley a base de sangre y fuego.

Los objetivos de estos grupos sanguinarios son diversos. Desde hace unos 70 años, han asesinado a todo tipo de activistas que demandaban sus derechos y mostraban oposición a los planes de los grupos económicos que saquean el país, nacionales o extranjeros. Colombia es el país donde más sindicalistas han sido asesinados. También activistas medioambientales, indígenas, afrodescendientes, campesinos/as, periodistas, líderes estudiantiles, opositores políticos, maestros rurales, defensores/as de derechos humanos, comunistas… Como puede deducirse, no se trata de una “cultura violenta”, sino de un plan de exterminio dirigido por las élites económicas para acabar con las resistencias a sus planes de expolio.

En las últimas décadas, con los cambios legislativos y económicos, los principales objetivos son los ex-guerrilleros/as y sus familias, reclamantes de tierras robadas, activistas LGTBI y personas que lideran movimientos comunitarios o de sustitución de cultivos ilícitos (es decir, personas que insisten en la necesidad de dejar de plantar coca), y por supuesto indígenas y afrocolombian@s. También es notable el incremento de mujeres entre las víctimas, no sólo como botín de guerra o modo de atemorizar a la población, sino como objetivos expresos por su labor social o política.

Hay dos patrones fundamentales a la hora de cometer estos crímenes: o bien los secuestran y aparecen asesinados días más tarde, o bien son seguidos hasta su domicilio y abatidos dentro de él o en sus cercanías. En muchos de estos casos hay amenazas previas de los grupos paramilitares o señalamientos por parte de la fuerza pública, políticos uribistas o medios de comunicación.

Entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018 han sido asesinadas 311 personas bajo este perfil, a pesar, o quizás a causa, de la firma de los acuerdos de paz. Podemos ver un mapa de dichos crímenes en este enlace.

Dejamos aquí una lista de las víctimas posteriores a esta fecha, con información sobre cada uno de ellas. Procuraremos actualizarla constantemente, con el fin de dejar constancia de los crímenes del estado y recordar con respeto a las personas caídas en la lucha política y social. Detrás de cada nombre hay una historia de valentía cercenada por el terror.

 

Álvaro Paul Gómez Garzón, Cauca

Luis Tarazona Salamanca,  Norte de Santander

Emar Botina Tello, Argelia

Edilberto Niño Cristancho, Villavicencio

Javier Ancizar Fernández, norte del Cauca

Eladio de Jesús Posso Espinosa, Bajo Cauca

José Ulcué Collazos, Cauca

María Caicedo Muñoz, Cauca

Otto Valenzuela, Putumayo

3 indígenas sin identificar, Putumayo

Jaime Rivera y sus dos hijos Reinel y Mauricio, Bolívar

Roberto Antonio Marimon Julio, Urabá

Miguel Morales, Cauca

Ricardo Guevara y Yon Favir Gómez Saboní 

Wilmer Gerardo Meneses Hoyos, Argelia

Julián Areiza, Briceño

Antonio Rangel Cáceres, La Macarena

Leidy Juliet Correa Valle, Antioquía

Andrés Felipe Ospina Guarín, Villavicencio

Norberto Jaramillo, Tarazá

Amparo Fabiola Rodríguez y Alfonso Taicús (Putumayo)

Alirio Arenas, Ocaña

Oliver Herrera Camacho, Meta

James Escobar, Tumaco

Héctor Fabio Montoya y Yudi Paola García, Caquetá

Mary Florelia Cana Meza, Cauca

Richard Silva, Mapiripán

Fredy Julián, norte del Cauca

Jefferson Arévalo, Meta

Marco Tulio Grajales Londoño, Armenia

Luis Alberto Rivas Gómez, Urabá

Holmes Niscue y Huber Hoyos, Pacífico

Jorge Eliecer Roa Patiño, Guaviare

Alejandro Jacanamejoy, Putumayo

Alfredo Manuel Palacio Jiménez, Aracataca

Emiliano Trochez Yonda, Cauca

Uriel Rodríguez, Cauca

Santa Felicinda Santamaría (Quibdó) y Luis Barrios (Atlántico)

Alfredo Alonso Ruiz Higuita, Antioquia

Valentín Rúa Tezada, Cauca

Carlos Torres, Frederman Quintero, Ramón Ramírez, Asdrubal Durán, Alexander Campos, Jhon Sanabria, Wilmer Ramírez y dos ciudadanos más (Tarra, Catatumbo)

Luis Gabriel Gómez, Putumayo

Kevin Julián León, 16 años (Medellín)

Libardo Moreno (Jamundí)

Juan de Jesús Moreno (Caquetá)

Horacio Triana Parra (Boyacá)

Oswaldo Táquez, Putumayo

Luis Eduardo Dagua, Cauca

Ibes Trujillo, Cauca

Frank Dairo Rincón (Pitalito, Huila)

Fernando Jaramillo (Ituango)

Alexander Castellano (Caquetá)

Ancizar Cifuentes (Tolima)

Luis Barrios (Chocó) y Felicinda Santa María (Atlántico)

Margarita Estupiñán (Tumaco) y Ana María Cortés (Cáceres)

 

El papel del estado en estos siniestros crímenes es nefasto. Acepta que existe esta realidad pero distorsiona tanto las cifras como las causas o la autoría. Los partidos que gobiernan niegan la existencia de grupos paramilitares y achacan su autoría a bandas criminales convencionales, o incluso llegan a insinuar ajustes de cuentas (revictimizando a las personas asesinadas al insinuar que estaban implicadas en algún tipo de acto ilícito) o ligarlo a “crímenes pasionales”. En cualquier caso, la impunidad es casi del 100%: no se detiene a los autores, ni materiales ni intelectuales, ni se investigan los crímenes con un mínimo de seriedad y recursos. Esto no extraña, ya que se sabe que en el pasado militares y policías han sido responsables de estos crímenes (siendo los más de 5.000 “falsos positivos” el mayor escándalo conocido hasta la fecha), y que muchos paramilitares actuaban de manera coordinada con operativos del ejército. Peor aún: el escándalo de la parapolítica evidenció que una buena parte del Congreso y Senado estaba controlado por estos grupos, que habían colocado a hombres y mujeres de su confianza en los escaños; incluso existen numerosos indicios y testimonios que involucran al ex-presidente Uribe. También es frecuente que los paramilitares actúan en zonas controladas por el ejército, llegando a establecer retenes fijos cerca de cuarteles. En muchos casos las víctimas han presentado denuncias y exigido garantías. El estado, con cinismo, niega su responsabilidad.

No puede olvidarse tampoco el papel fundamental de EEUU en la creación, entrenamiento y armamento tanto de estos grupos como de los principales criminales del ejército colombiano a través de la Escuela de las Américas y de multinacionales como Chiquita Brands; ni de Israel, donde se entrenó el carnicero Carlos Castaño, y de donde partió hacia Colombia el mercenario Yair Klein, que los adiestró. Las multinacionales americanas ya habían impuesto su reinado de terror desde la masacre de las bananeras; y más tarde el ejército y los grupos paramilitares resultaron claves para atacar a las guerrillas, dar golpes al movimiento social y político contestatario y controlar el negocio de la droga según sus intereses geopolíticos. No hay que olvidar que el narco colombiano fue utilizado por la CIA para financiar a la contra nicaragüense. En el siguiente post podemos ver cuál ha sido el rol de EEUU en la creación de grupos paramilitares por todo el planeta.

¿De quién aprendieron #Al-Qaeda y #Daesh ? Atrocidades Made in #USA

 

Tras tantas décadas de terrorismo de estado y horror paramilitar, el pueblo colombiano ha tenido que vivir entre la absoluta indolencia de la oligarquía y parte de la sociedad urbana y las protestas y rabia del sector popular más organizado. Recientemente se han organizado concentraciones y marchas por todo el país, que podemos ver en los siguientes enlaces:

Velatón y protesta mundial para que no sigan matando más al pueblo y sus líderes y lideresas

Velas encendidas por los líderes asesinados

El reciente documental “Nos están matando” ilustra la cruda realidad que soportan quienes confrontan a la injusticia social en Colombia, y sus familias.

Para más información recomendamos consultar los siguientes artículos de este blog:

La Colombia sangrienta con la que se firman tratados comerciales

Coca cola, UGT, CCOO y los trabajadores asesinados en Colombia #BoicotCocaCola

Comunidad de Paz de San José de Apartadó, hermanada con #Burgos, otra vez en peligro

Más horror en #Colombia : 400 presos descuartizados y echados a las alcantarillas y cerdos

NO al aceite de palma, más allá de la salud: daños ambientales y paramilitarismo

Anterior Concentración en Burgos contra la #LeyMordaza y la libertad de presas políticas y de conciencia
Siguiente Trabajadores con discapacidad, profesionales de apoyo y familias de ASPANIAS se concentran por un SMI sin recortes y un convenio digno

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.