La lucha contra las salas de apuestas sigue viva en Gamonal, a pesar de la policía


Anoche aparecieron decenas de carteles en los portales de la Avenida Derechos Humanos de Gamonal denunciando la actitud de la policía en una de las habituales concentraciones contra las salas de apuestas. Un agente utilizó la Ley Mordaza para sancionar a un vecino. Más aún, para notificárselo llegaron a ir a buscarle a su domicilio y “avisarle” de que también podrían denunciar a su pareja en el futuro.

Dejamos aquí también el texto del cartel que explica el caso, y también el de convocatoria de las caceroladas.

 

 

LA POLICÍA REPRIME LA LUCHA CONTRA LAS SALAS DE APUESTAS…

PERO SEGUIREMOS CADA VIERNES DE ENERO

 

El pasado 8 de Noviembre la policía irrumpió en una de las concentraciones que se vienen convocando contra la apertura de una nueva sala de apuestas en la Avenida Derechos Humanos. Uno de los agentes amenazó a uno de los vecinos presentes con sancionarle utilizando la Ley Mordaza, porque decidió considerarle como el convocante de la movilización. En respuesta, todas las personas allí presentes dejaron claro al policía que no hay responsables individuales ni líderes, sino que se trata de una lucha colectiva de todo el barrio. La policía finalmente abandonó el lugar sin mayores problemas.

Pero al día siguiente el mismo agente de policía, y otra de las que se encontraban allí, fueron a casa de este vecino y le comunicaron que le podían proponer para sanción, tratando de amedrentarle. Dejaron caer también que en la próxima movilización podían sancionar a su pareja en caso de que se volviera a cuestionar la actuación de la policía. En ningún caso le habían identificado ni visto su DNI. El compañero no tiene antecedentes y además su pareja ni siquiera estaba ese día en la movilización. Parece que la policía maneja “listas negras” de personas que suelen acudir a movilizaciones.

El vecino ha recibido una propuesta de sanción de 601 €, por motivos totalmente arbitrarios. Ha presentado alegaciones y recurrirá.

Nos toca como barrio, como vecinos y vecinas, como trabajadores y trabajadoras, denunciar este intento de la policía de parar una lucha digna y justa contra la lacra de las apuestas. No vamos a someternos a la policía, ni por miedo, ni por cumplir esas leyes con las que quieren callarnos. En Enero se siguen convocando caceroladas los viernes a las 19:00, en la Avenida Derechos Humanos nºs 38-40, y animamos a todos los vecinos y vecinas a acudir y continuar la lucha contra el sucio negocio de las apuestas y la ludopatía.

Anterior El corro: nuevo blog castellano en clave de lo común
Siguiente Lista de empresas que operan ilegalmente en las colonias israelíes elaborado por la ONU

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.