Trabajadores con discapacidad, profesionales de apoyo y familias de ASPANIAS se concentran por un SMI sin recortes y un convenio digno


En la mañana de hoy unas 50 personas, en su mayoría trabajadores y familiares de personas con discapacidad, se han concentrado para reclamar a la gerencia que abone íntegramente el salario mínimo interprofesional para los trabajadores y trabajadoras con discapacidad del Centro Especial de Empleo (Fundación CISA) y por un convenio digno para todo la plantilla del grupo (unas 600 personas). Es la segunda ocasión en que lo realizan este año: el pasado 14 de Mayo lo reflejábamos en el blog.

La protesta la ha organizado el sindicato UGT. Fuentes de este sindicato aseguran que llevan dos años con ambos conflictos y que no se llegan a un acuerdo por la actitud de la gerencia, que se niega a negociar con seriedad. De hecho, hoy estaba prevista la vista por la demanda del salario mínimo interprofesional para trabajadoras y trabajadores con discapacidad (ya aplazada desde el pasado día 14 de Mayo) pero la gerencia de ASPANIAS ha desistido de su demanda de conflicto colectivo, paralizando de nuevo la resolución judicial. La empresa sigue absorbiendo parcialmente los complementos de nocturnidad, desarrollo profesional y turnicidad en lugar de sumarlos al SMI, perjudicando a la plantilla. Los trabajadores y trabajadoras con discapacidad que lo habían reclamado deben ahora volver a demandar a la empresa, pero la gerencia podría volver a usar la misma jugarreta de hoy para bloquear la vía judicial. Esto, según los delegados de personal, deja en indefensión a los trabajadores: ni la empresa se sienta a negociar presentando propuestas razonables, ni se permite que se celebren los procesos judiciales.

Por otro lado, explican que desde 2009 los profesionales de apoyo llevan perdiendo poder adquisitivo y mejoras sociales con el motivo (o excusa) de la crisis económica. Además, desde 2014 no se ha producido ningún incremento salarial. La empresa propone una subida muy pobre (un 1,7% y 100€ en una sola paga, sin aumentar el salario) e incluso plantea recortar la escasa cobertura por bajas médicas de la plantilla. Condicionando además una mayor subida salarial a que se reduzca el absentismo laboral, que ya es bajo según fuentes sindicales. Es decir, que las personas con discapacidad y el resto de profesionales no deberían guardar reposo si están enfermos y quieren llegar a fin de mes sin un agujero en los bolsillos.

Frente a dicha propuesta, los sindicatos (UGT y CCOO van a seguir intentando llegar a un acuerdo conjunto) proponen recuperar el poder adquisitivo, algunas mejoras sociales que se han perdido, rebajar la jornada laboral anual, equiparar el salario de algunas categorías que realizan las mismas funciones que otras mejor remuneradas y que son desempeñadas fundamentalmente por mujeres (auxiliar de enfermería y encargada de servicios domésticos), mejorar algunos complementos y extenderlos a toda la plantilla y que la nocturnidad se pague con criterios objetivos y no según criterios arbitrarios de la empresa, entre otras medidas.

Los representantes de los comités de empresa lamentan que la actitud de la gerencia sea tan negativa, y explican que así es muy difícil llegar a ningún acuerdo. Conocen otros centros especiales de empleo de Burgos y otras ciudades que sí pagan íntegramente el SMI y suman después los complementos antes citados. Lamentan que las familias no estén informadas de la situación, ya que los directivos les proporcionan información sesgada e irreal, y no se las consulta para tomar ninguna decisión. Según algunos familiares presentes en la concentración, en las asambleas de la asociación no se da tiempo para debates y no se presta atención a las voces críticas, ni espacio para intervenir. Se percibe indignación por el hecho de que una ONG creada para defender los derechos de las personas con discapacidad les perjudique de forma tan clara, especialmente cuando no tienen que pagar cotizaciones a la seguridad social y el 50% del SMI es financiado por la Junta de Castilla y León.

Desde UGT también señalan que la empresa pretende inmiscuirse en los asuntos internos de los sindicatos. En varias ocasiones la gerencia de ASPANIAS ha cuestionado la legitimidad de los representantes que han designado para negociar, lo que ha motivado una actuación de la Inspección de Trabajo para dejar claro que el sindicato es soberano para elegir a quien considere adecuado. De hecho, la práctica totalidad de los integrantes de la mesa negociadora por su parte son los propios delegados y delegadas de personal y trabajadores. Además, la empresa estaría creando un clima extraño al estar llevando a cabo “entrevistas individuales” a los trabajadores preguntándoles qué opinan sobre el convenio.

Tras esta jornada de movilización está prevista otra reunión de negociación esta misma semana. Durante el mes de Julio se podría llegar a un preacuerdo; en caso contrario, los delegados y delegadas seguirían informando a la plantilla y no descartan futuras movilizaciones.

Dejamos aquí el texto de la octavilla que han repartido para informar a quien se acercaba a los juzgados.

 

CONCENTRACIÓN POR UN SMI SIN RECORTES PARA OPERARIOS DEL CENTRO ESPECIAL DE EMPLEO DE ASPANIAS y UN CONVENIO DE GRUPO DIGNO

            Como venimos informando, la empresa no ha mostrado hasta la fecha intención de aplicar con justicia el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) desde el 1 de enero de 2017 a los operarios/as del Centro Especial de Empleo (empleo protegido y fuertemente subvencionado). Tras solicitar la gerencia el aplazamiento de la vista del pasado 14 de mayo con el argumento de llegar a un acuerdo en estos dos meses, la empresa no ha concretado ninguna propuesta formal en las reuniones que se han mantenido, por lo que no se ha podido sellar un compromiso que resuelva este conflicto.

Además, tras casi dos años desde que se iniciaron negociaciones, desde UGT nos vemos obligados a informar de las dificultades que estamos teniendo con la gerencia de ASPANIAS a la hora de negociar un convenio para toda la plantilla del grupo (unos 600 trabajadores).

            El último convenio de empresa, que contiene la cláusula de ultraactividad, expiró el pasado 31 de diciembre de 2014, por lo que, para el común de los trabajadores de apoyo, es el cuarto año consecutivo que no se ha experimentado ninguna mejora salarial. Se ha perdido poder adquisitivo y también derechos sociales desde 2009, muy especialmente con la firma de un convenio regresivo en 2012-2014 en aras de “contribuir a la sostenibilidad y viabilidad del grupo” en el contexto de crisis económica.

La última propuesta presentada por la empresa supondría perder derechos, con una subida salarial insuficiente tras todos estos años, sin resolver en absoluto los conflictos y problemas por los que atraviesan las relaciones laborales en ASPANIAS, y consolidaría drásticamente la pérdida del poder adquisitivo de la inmensa mayoría de la plantilla, que cobramos las retribuciones establecidas en los convenios y no otros complementos o incentivos otorgados discrecionalmente por la empresa.

Además de la diferencia entre las posiciones de negociación, el proceso está lleno de dificultades por el mal hábito de la empresa de suspender o aplazar unilateralmente las reuniones, e incluso de cuestionar la legitimidad para negociar de los y las representantes designados por UGT.

            Por todo ello desde UGT hemos llamado hoy a trabajadores y familias a concentrarse para demostrar a la gerencia de ASPANIAS que no estamos dispuestos a tolerar que se sigan imponiendo criterios arbitrarios y perjudiciales para los trabajadores. Hoy debería haber tenido lugar la vista por la reclamación de un SMI digno y sin recortes, aunque la empresa la ha suspendido unilateralmente. Aprovechamos también para exigir a la empresa que mueva su posición en las negociaciones de convenio y acepte demandas razonables de la plantilla como un incremento salarial justo, reducción de jornada, que no se pierda ningún derecho y que se solucionen algunos de los desacuerdos en cuanto a la nocturnidad, discriminación salarial de algunas categorías desempeñadas fundamentalmente por mujeres, calendarios laborales, etc.

Delegados y delegadas de UGT en ASPANIAS

Anterior El genocidio contra activistas y líderes sociales en Colombia (actualización permanente) #NosEstánMatando
Siguiente Borbones: todo lo que el estado no ha podido censurar

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.