¡Vamos Gamonal! A por las salas de apuestas


Como todo el mundo conoce, las salas de apuestas siguen expandiéndose y su proliferación no cesa, en todas las ciudades del estado, especialmente en los barrios obreros.

Lo que quizás no sepamos es que esta lacra social, este oscuro negocio, está siendo absorbido por los fondos buitre, fundamentalmente norteamericanos. Franquicias como Sportium, Luckia, Codere, CIRSA, Kirolbet y otras están siendo compradas por ellos, en especial Blackstone. Sí, el mismo fondo buitre que en Madrid compró viviendas sociales a precio de saldo, con la intervención de Ana Botella, y que después se dedicó a desahuciar esas viviendas para poder especular con ellas. La degradación de los barrios con el encarecimiento de la vivienda, la expulsión de familias de sus casas y la promoción de las adicciones tienen los mismos responsables: especuladores y cargos públicos que no sólo lo permiten sino que lo favorecen y hacen leyes a su medida. En cuanto al nuevo gobierno español, ya está siendo presionado por la patronal para impedir no ya su prohibición, sino una regulación mínimamente seria.

En Castilla y León la situación es incluso peor, puesto que la Junta de Castilla y León es uno de los pocos gobiernos autonómicos que se niega a regular de forma menos permisiva el sector de las apuestas. Por ejemplo, en nuestra comunidad sólo se exigen 100 metros de distancia desde una sala de apuestas a un centro educativo (puerta a puerta, además, no desde sus inmediaciones), lo que hace que este requisito sea papel mojado. Además, en medio del debate y la polémica, el consejero de presidencia Ángel Ibáñez recientemente organizó un gran evento en Aranda de Duero junto con la patronal de la ludopatía, promocionando públicamente esta adicción.

Y aquí nos toca hablar de otro aspecto del problema: la represión. Varias personas que se manifestaron contra ese acto en Aranda de Duero han sido propuestas para sanción administrativa, en virtud de las leyes mordaza. También en Burgos otro vecino de Gamonal ha sido propuesto para sanción (con visita intimidatoria al domicilio incluida) y la policía ha identificado a una joven cuando abandonaba una de las protestas contra la apertura de una nueva sala de apuestas en la Avenida de los Derechos Humanos.

Pero la lucha sigue. Hace ya tres años que el Centro Social Recuperado de Gamonal inició su trabajo de sensibilización y protesta contra la apertura de estas salas. Una campaña a la que se han ido adheriendo otros colectivos y personas, para finalmente constituir una asamblea vecinal que ahora se ha centrado en paralizar el negocio de la última sala abierta en el barrio. Las AMPAS de varios centros educativos se han dirigido al Ayuntamiento para exigir que se le retire su licencia, y muchos vecinos y vecinas han presentado alegaciones. Pero el Ayuntamiento y el gobierno autonómico siguen sordos. Incluso continúan permitiendo que la publicidad de las apuestas se exhiba en los autobuses urbanos pese a haber aprobado su retirada en un pleno.

Por el momento se han convocado concentraciones esta semana a las 19:00 en la Avenida de los Derechos Humanos (números 38-40), pero se anuncian más movilizaciones tanto en el barrio como en el centro de la ciudad, especialmente los viernes a las 19:00.

Es importante que no nos limitemos a ver con simpatía esta lucha, sino que participemos, que dejemos claro a la patronal de las apuestas, a la policía y a las instituciones que no vamos a dejarnos intimidar, que vamos a seguir adelante, y que no nos tragamos sus excusas legalistas para concluir que “nada más puede hacerse”. No queremos seguir viendo autobuses con la publicidad de las salas de apuestas, no aceptamos que haya salas de apuestas al lado de centros educativos (incluso de jóvenes con discapacidad intelectual, mucho más vulnerables, como es el caso del G3), no vamos a esperar a que nos abran casas de empeños ni aparezcan prestamistas mafiosos a la puerta de estos locales para acelerar el saqueo y la ruina de las personas con adicciones, como está ocurriendo en muchos barrios de Madrid. Podemos seguir luchando, seguir sensibilizando, con el objetivo de que estas salas cierren por ruina sin conseguir sacar ni un euro a la juventud del barrio. Nos jugamos mucho y el enemigo es poderoso, pero Gamonal ha demostrado que, cuando se une, es imparable y puede conseguir todo lo que se proponga.

Dejamos aquí algunas fotos de los actos de protesta más recientes en Gamonal y el G3.

            

 

 

 

 

 

 

¡A por ellos! ¡Que cierren y se vayan!

 

Anterior Lista de empresas que operan ilegalmente en las colonias israelíes elaborado por la ONU
Siguiente EE.UU, el imperio de las drogas; así se convirtió en un narcoestado

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.